Calimshan

II: La Huída

Las Montañas Marchantes

Max_Cornelius_-_Rocky_Mountains.jpg Las Montañas Marchantes desde el valle de Mahrab.

Nuestros viajeros huyeron de al-Shasán en medio de una refriega entre prisioneros luego del intento de asesinato de Yajiá, por haber distribuido mal el botín y por impedir la salida de ningún prisionero. El descontento por su tiranía a los pocos días se hizo sentir. Dastán oyó algunos rumores de un orco que lideraba una rebelión, pero impelidos por la urgencia, nuestros aventureros abandonaron la fortaleza en el momento preciso en que nadie resguardaba la puerta.

Nuestros aventureros caminaron por las laderas rocosas de las Montañas Marchantes, barrancas que son hogar para grifos y águilas enormes. Luego de una tarde de caminata alcanzaron una atalaya a un lado del camino que estaba completamente abandonada por sus guardianes, y más allá una forja igualmente desertada. La forja, el antiguo lugar donde la plata de la mina se fundía y se convertía en bloques para su transporte a la capital Calim’minad. Los signos de una huida apresurada marcaban todos los rincones de aquellos edificios. En aquella forja decidieron refugiarse y dormir.

En medio de la noche los sorprendió la llegada de tres soldados que aparentemente habían venido a saquear el lugar, pero igual que nuestros viajeros, no encontraron nada de valor. En cambio, por medio de la astucia y la hechicería de Jazim ibn Khulus y la destreza de Dastan y Cindel, mataron a los intrusos. Sus caballos llevaban los hierros de la guardia de Keltar, ciudad importante en la orilla oriental del río Calim, hacia el sur. Pero eso no los detuvo, y a la mañana siguiente se hicieron con las monturas y continuaron su camino.

Pasaron por varios bosques y, finalmente, entraron a un valle fértil abundante en terreno de pastoreo y de grandes rebaños de ovejas. Más allá, al fondo del valle, una aldea sirve de cabecera del país. ¿Qué espera a nuestros aventureros, prófugos de una prisión?

WIKI: Mahrab es una aldea en un estrecho valle fértil en las faldas meridionales de la cordillera de las Montañas Marchantes. El camino de Mahrab es el que lleva de al-Shasán al río Calim, y es el último lugar con abundancia de agua antes de adentrarse en el desierto.

Comments

thaelmanu thaelmanu

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.